EL SILENCIO DE LOS CORDEROS

UN MONSTRUO CON MODALES

El silencio de las cabras las ovejas los corderos es una golosina deliciosa. Cada vez que uno piensa en ella le encuentra algún detalle nuevo que la hace mejor. Es una película hecha con maestría y cocinada a fuego muy pero que muy lento, nunca dejando apagar la llama.

Además es el escenario en que se moldea a Hannibal, uno de los mejores villanos de la historia del cine. Un personaje proveniente del mundo literario que hace aparición en la gran pantalla gracias a Anthony Hopkins, un grande donde los haya.

Resultado de imagen de el silencio de los corderos

Tal y como he dicho es una historia que se cuece lentamente y que en un primer instante puede no acabarte de llamar demasiado, pero a medida que entramos en materia nuestro interés va creciendo exponencialmente. La historia comienza con Clarice, una joven aspirante al FBI que sin quererlo ni beberlo le viene la oportunidad de su vida para conseguir un gran ascenso.

Es entonces, después de evitar varias innecesarias escenas de un duro entrenamiento de Clarice -la manía de Hollywood de explicarnos personalidades gráficamente- esta se adentra en la búsqueda del asesino en serio llamado Buffalo Bill, un despellejador de mujeres en potencia. Y como la señorita Clarice no llegará demasiado lejos por sí misma… -redoble de tambores-… aparece HANNIBAL para iluminarla!

Que quién es Hannibal? Ya os lo he dicho. Ah, que por qué es un personaje tan interesante? Hannibal Lecter es un maníaco asesino en serie que no sigue el perfil general de estos. Un sociópata educado y gentil con un gusto extravagante para la gastronomía. Si mezclamos todos estos calificativos y resumimos nos sale…MONSTRUO.

Resultado de imagen de el silencio de los corderos

Nuestro querido sociópata entabla una relación estrecha con Clarice con beneficios para ambos. Pero esta relación se afianza a medida que pasan los minutos, llegando a verse un vínculo de… ¿afecto?. Sí, Hannibal llega a hacer de consejero de la joven dándole pistas sobre Buffalo Bill y ayudándola a mejorar, nunca dándoselo mascado, solo faltaría.

Aquí reside otro de los puntos fuertes del film. Un diálogo complejo y enrevesado que un despistado no podría seguir y que cobra fuerzas con su revisionado. Una historia contada en ciertos momentos con metáforas y diálogos de la más pura literatura -Véase la explicación del título de la película- hasta conversaciones puramente irracionales y humanas.

Resultado de imagen de el silencio de los corderos

Este mejunje que lleva cociéndose un buen rato llega a un clímax digno de las mejores películas policíacas. Buffalo Bill no es moco de pavo, y con sus apariciones nos muestra su extravagante personalidad e ideales. Gracias a esto hemos conseguido interesarnos a niveles astronómicos por el que diríamos el villano secundario de la película (aunque estrictamente goza de más minutos que Hannibal)

OBRA MAESTRA que todo el mundo ha de ver, dando comienzo a una sucesión de películas sobre este maravilloso a la par que terrorífico Anthony Hopkins en la piel de un amante de los sesos humanos.

Sin ir más lejos y para solidificar más aun mi crítica, El silencio de los corderos ganó 5 Oscars en el 1991, incluyendo el de Mejor Película y Mejor Actor y Actriz prinicipal.

Ahora decidme, os apetece un cachito de hígado fresco? A mi tampoco, mejor preguntémosle al señor Lecter.

NOTA: 9

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s