OKJA

EL PERRO OKJA ES EL MEJOR AMIGO DEL HOMBRE. O NO.

El cine. Un medio apasionante a través del cual se puede transmitir una cantidad ingente de sensaciones y mensajes. Una buena película es capaz de mantenernos pegados en una silla durante 3 horas, hacernos reír o llorar, sorprendernos o asustarnos y un largo etcétera que se convertiría en una lista de amor hacia el séptimo arte.

Tenemos claro que toda película tiene que tener claro cual es su finalidad y el objetivo que quiere transmitir, ya que Woody Allen no pretendía lo mismo con Annie Hall que Tobe Hooper con La matanza de Texas. La correcta elección de la idea principal es un punto clave por el cual hay que empezar y a partir del cual todo guionista dará rienda suelta a su imaginación. Si no se tiene en mente y se ejecuta de manera incorrecta, lo que viene a posteriori dejará de cobrar sentido, produciéndose una serie de eventos aleatorios sin cohesión entre ellos apelando a que es lo necesario en pro a construir la historia.

“Osos amorosos versión 2.0.”

Este intento de insulsa introducción no ha sido en vano. Okja se ve representada por estas palabrejas, pero no para bien. Y sí, tenéis razón, a un servidor este hipopótamo le ha importado más bien nada.

Esta película nos habla de la relación de la pequeña Mija con su mascota Okja. Esta relación comienza debido a un concurso creado por una multinacional alimenticia, donde esta ha creado a una nueva especie de animal con la única finalidad de alimentar a la población. Varios de estos supercerdos serán cuidados por diferentes personas alrededor del mundo hasta llegar el día del concurso, donde el mejor ejemplar será sacrificado y comercializado.

Con esta breve sinopsis se puede adelantar cual es la idea principal de Okja. Tenemos ante nosotros una propuesta que intentará abrirnos los ojos y representarnos la ‘verdad’ sobre el consumo de carne animal. Digo verdad entre comillas porqué al fin y al cabo Okja es fantasía, pero independientemente de esto, a través del lenguaje cinematográfico se puede inculcar un mensaje.

Ahora bien; vista la película, me ha calado el mensaje? Nah.

Resultado de imagen de okja

Okja es una película vacía. Con ideales, sí; pero vacía. El sentimiento de empatía que tiene que aflorar entre el espectador y el dúo Okja-Mija no ocurre en ningún momento. Literalmente una secuencia de 5 minutos de actividades varias entre la niña y el animal es lo que se supone que tendría que ser la causa de que nosotros, espectadores, sintamos afecto hacia ellos. La relación de Mija y Okja se forja a lo largo de 10 años dentro de la película, por lo cual entiendo que en el universo de la propia historia, Mija sienta pena por el destino de este mamífero. Pero nosotros? 5 minutos de acciones vacías y alegres, no van a provocar la misma sensación, ni de cerca. Si queréis algo similar, pero bien llevado a cabo, mirad los primeros minutos de UP.

Partimos de una mala base, lo sé. Todo lo desarrollado a partir del segundo acto se ve mermado por una nula simpatía hacia los protagonistas. Quizás los secundarios juegan un papel importante? Si y no. Si bien estos personajes podrían haber llevado sobre sus hombros ‘la moraleja’ de Okja y arreglar un poco la pasividad de nuestros protagonistas, Bong Joon-ho se ha encargado de que así no sea.

Un universo en que no existen tonalidades grisáceas, donde los extremos es lo que se lleva. Los valores del bien y del mal se ven representados en los protagonistas y secundarios respectivamente de una manera caricaturesca propia de la sátira. Tilda Swinton y Jake Gyllenhaal son los antagonistas de la cinta que representan la maldad en estado puro. Pero mal. Comportamientos ridículos que expresan:

-Oh. Miradme! Mirad que malvado soy! Me comporto extraño porqué estoy muy loco! Y soy chungo, mato abuelas y como hipopótamos! He dicho que soy malo maloso?- Y así 2 horas.

Resultado de imagen de johnny wilcox
“Que marvado zoy y como grito”
Resultado de imagen de nancy mirando
“Mija, ves eso de allí? Es mi dignidad yéndose a la mierda”

Si aún no se os han ido las ganas de vivir por la borda, la conclusión de esta historia os dará un pequeño empujón.

Como os he dicho antes, hay que tener claro que se pretende y mantener la cohesión. Pues bien, en los minutos finales esta regla se la pasan por las partes nobles de Okja. Todo la trama deja de existir para dar paso a si-comes-carne-a-partir-de-ahora-eres-mala-persona-porqué-mira-mi-cerdo-que-bonito-es-y-como-lloro. Un final en el que se puede ver claramente el mensaje que se quería dar pero que ya ha perdido toda la relación con el resto de metraje.

No os miento si os digo que Okja se resume en sus 10 minutos finales. 10 minutos que hubiesen sido más aprovechables como anuncio para la próxima campaña de Green Peace.

Historias de cerdos solo hay una.  Fue, es, y será. Larga vida a Okja Babe!

NOTA: 4

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s